Solo pensamientos, historias por escribir para que luego no las olvide. O solo para sacarlas de la cabeza...

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Este post

Para escribir este post me saco el celular y la billetera del bolsillo, necesito comodidad, extraño las noches que escasas, con un portátil en mi cama para escribir en este blog, en mi blog. Ayer quería escribir, parecía una voz en off interna. Pero anoche no me quedaron ganas sino de dormir, lástima, hubiera sido un buen post. Por lo pronto acaba de pasar una aguacero aquí, en Medellín, la del clima extraño, aunque no se porque se que el clima siempre es extraño, lo ideal sería que no hubiera ningún clima, ni aquí ni en ninguna parte. El mundo debería estar lejos de los humores y los climas. Mientras llovía la pieza a oscuras como si fuera el fin del mundo y cerros de papeles listos para caer en la papelera. Sabía que tenía que escribir un par de correos. Antes había ido a hacer las vueltas típicas de bancos, puse mi Ipod, la última lista de reproducción que hice, que tiene la música que últimamente o me da toda la energía, o me pone más triste, pero que es la que puedo cantar, y así iba caminando, y cantando porque se que aunque uno parece autista, loco y que es una tentación para los ladrones, es lo mas divertido ir por la ciudad sin estar de veras en ella. Sin embargo un rayo cayó a mi lado y me recordó junto al viento que me despeinaba que mi ordenador estaba prendido y que un rayo podía quemarlo en un instante. Tomé un taxi y mientras este aguacero se largaba iba por mi mac.

Ahora espero, y un día de lluvias como este, cuando me asomo por el balcón ya hay cielo azul a un extremo y un pajarito rojo esta parado sobre los cables, parece un día primaveral, pero no, no, una tensa calma no mas después de la tormenta. Luego un par de llamadas, si es que tengo que estudiar para el examen final de alemán 4. Ayer me iba durmiendo en clase, mientras ya en español evaluábamos el curso, y el profe, un alemán – paisa, que me mira feo cada vez que hablo en español, finalmente se dignó en decirme algo en español. Pues claro, estudio alemán, el español ya lo se. En fin, ayer lo único que me falto por hacer fue…. Mmm… hubiera sido perfecto el día. Caminé, monté en metro, en carro, en taxi, en bici, en bus. No me falto sino el avión. Lo malo de trasnochar no es hacerlo, sino que llega una hora del día en la que todo empieza a ir lento, lento, y porque no, dos tintos, y uno queda listo, pero con la taquicardia, para decir, maldita sea, no puedo tomar tinto…. Uno vuelve a revisar el correo, y no hay nadie para chatiar y acompañar la tarde, luego el Twitter, que aunque al principio lo odié, ya parece hacer parte de todos los días y hasta lo extraño, vuelvo y lo miro y nadie twitea, o bueno si, El Tiempo, diciendo las noticias del día. No me quiero imaginar cuando el Twitter lo usen las mamas en las cocinas. Sera el fin del mundo….!

Bueno y no mas, que mas se dice en estos días de lluvias y un poco de trabajo?
Y ya voy a estudiar alemán, a ver si supero el 2,9 del examen pasado….!

ahhh, y que quiero días tranquilos, y que sigo pensando en la vida sencilla, solo a ratos, solo a ratos.

1 comentario:

Carlosmtf dijo...

completamente cotidiano, la parte de twitter, del msn y del correo; totalmente de acuerdo.