Solo pensamientos, historias por escribir para que luego no las olvide. O solo para sacarlas de la cabeza...

jueves, 17 de septiembre de 2009

Estas mañanas

Son las 7 y 22 am. Llueve como hace dias no llovía en esta ciudad. Soñaba con cuerpos muertos que tenían que ser recogidos cual premios por mi. Mas otra cantidad de cosas que ahora despierta y que escribo no recuerdo. Hace frio. Antes hacía calor, y ahora hace frío. ¿Porque las cosas no pueden ser cheveres? Leáse chévere, como un clima normal, término templado, ni muy caluroso, ni muy frio. Extremos puros extremos. Como en este país donde nada puede ser término medio. O usted es de derecha o de izquierda, Uribista u oposición, o bueno o malo, feo o bonito, víctima o victimario. A veces me lleno de pesismismo y pienso que este es un país de mierda, una ciudad de tres pesos y un mundo que ya no vale la pena. Todo se hizo mal hace muchos años y por mas que nos esforcemos no vamos a cambiar nada. Pero esos son los momentos pesismistas. Normalmente creo que como no puedo cambiar ningun mundo, puedo hacer cosas pequeñas en mi vida y disfrutarlas. No hay mas remedio que disfrutar el arrunche con el amor una tarde fria. Un chocolate entre dos. Una noche de música, como con Omara o anoche con Maite Hontelé. Una Holandesa que toca música colombiana, tropical, vive en Medellin, baila como latina y me pregunto que hace esa mujer por estas tierras calentanas donde matan en cada esquina. Porque no se habrá quedado en sus tierra de estaciones cotidianas, y se vino a hacer noches bonitas llenas de energía, de sabor y calor. Así funciona el mundo. Asi es. No hay más respuestas. También puedo hacer otras cosas, pequeñas revoluciones adentro de mi, en mi cabeza, en mi corazón, pequeñas rebeldias en mis calles cercanas y a veces en las lejanas. Mi hermana está en el chat. Llueve también al otro lado del mundo. Una cosa curiosa. Desde hace tantos años que se fue y cada vez que me dice que llueve o hace calor yo le respondo que aquí tambien. Como si nunca nos separara todo un oceáno y el clima pudiera ser parecido solo porque hablamos cercanamente por el teléfono o por el chat.

Son las 8 de la mañana. Sigue haciendo frio pero como el clima es algo circunstancial que toca aceptar, no hay mas remedio. Me saldré de estas cobijas, tomaré el baño, desayunaré algo caliente y mi día iniciará. Hoy tengo que hacer llamadas, hacer de cupido, grabación, mas llamadas, darle muchos besos a mi amor, sonreirle al mal tiempo.

2 comentarios:

Troba dijo...

Sonreirle al mal tiempo
pese a los pesimismos
si no, Gana Uribe!

Besos!

astronautaperdido dijo...

"Al mal tiempo buena cara", patrañas.
Está clarísimo y no es porque llueve: son días para el humor negro.

http://www.ojoscuadrados.com/2009/09/dias-para-el-humor-negro/